Nunca tendrás mi amor, Pedro…

Basta. Basta de hacernos los boludos. Miles de bandas de rock están dinamitando el camino al socialismo con sus letras desideologizadas, tibias, cursis y reformistas. Y nosotros acá, como si nada, yendo a sus recitales, festejándoles el hit forro del momento y hasta haciéndoles una página web.

Se acabó.

Es por eso que este espacio de ANALISIS MARXISTA DE LETRAS DE ROCK a la luz de la teoría desalienizante es necesario. Porque si antaño la religión era el opio del pueblo, quien te dice que ahora no sea Las Pelotas.

Hoy: “Si me das tu amor” – Serú Girán

Sí, empezamos tranqui. Ojo, estamos todos de acuerdo. Serú Girán, gran banda, un mensaje distinto en tiempos de dictadura, un staff envidiable, y eso que sabemos todos los que alguna vez vimos “La Viola”. Ahora: hubo un momento en la carrera de Pedro Aznar que justo coincidió con su participación en el grupo liderado por Charly, en el que se vio seducido por la derecha conservadora y escribió las estrofas de “Si me das tu amor”, una canción que –como veremos a continuación– no hace más que, en nombre del amor, reproducir las bases del sistema represivo actual.

Si bien todo el tema es una oda al statu quo, elegiré un par de fragmentos para hacer más corto el asunto.

Uno.

«Cuando estás conmigo todo lo que digo ya está de más/Todo lo que es triste para mí no existe, queda detrás».

Nefasto. No sólo porque desalienta el debate en todas sus formas (“todo lo que digo está de más”) siendo éste el puntapié inicial para el cambio social, sino porque después también plantea que “todo lo triste” desparece.  ¿Es decir que la injusticia, la pobreza, el hambre y la candidatura de Miguel del Sel desde que estás conmigo ya no existe más? ¿Qué onda? ¿Te enamoraste o te convertiste en un pelotudo? Porque no me quedó muy claro.

Dos.

«Cuando estamos juntos ya no me pregunto por qué luchar/Todo asunto serio es menos que el misterio de tu mirar».

Conmigo, no, Aznar. Todo bien con que la mina tenga unos faroles tremendos, pero no me vengas con que ahora lo que más te preocupa en la vida es mirarselós. Ojo, es una buena excusa para hacerse el boludo: “¿Cómo? ¿Desigualdad social? Desconozco. Todo asunto serio es menos que el misterio del mirar de mi novia, disculpá”.  Ah, y no pensé que tuviera que hacer esto pero te recuerdo una razón por qué luchar: hay todo un continente entero, África, le decimos algunos, que vive en la pobreza extrema. ¿Te suena?

Tres.

«Si me das tu amor no hay más nada que pueda desear».

Así culmina esta canción, y hace efectivo lo que todos pensamos: te volviste un mediocre. En nombre del amor y el enamoramiento no hacés más que legitimar esta actitud pasiva y polleruda de vivir.

Por último, te dejo una frase del que da sentido a toda esta catarata de apreciaciones:

“Si amas sin despertar amor, esto es, si tu amor, en cuanto amor, no produce amor recíproco, si mediante una exteriorización vital como hombre amante no te conviertes en hombre amado, tu amor es impotente, una desgracia” (Karl Marx).

No sé. Manejalo.