Ávalon: “Si el producto es bueno va a captar la atención de quien escucha”

El próximo sábado 13 de julio llega La Velocidad de lo Cotidiano, el nuevo trabajo de los entrerrianos Ávalon tendrá su presentación en Teatro Monteviejo del barrio del Abasto, show en el compartirán escena con sus coterráneos de Los Pakidermos.

Su cantante Emma Rousset, quien en su plano solista estuvo de gira recientemente por Europa y Canadá, nos adentra en lo que fue la gestación del trabajo, confesando un gran trabajo de pre producción. “Estas canciones fueron armadas durante varios meses de probar y probar, darlas vueltas y volverlas a armar. Nos tomamos el tiempo suficiente para estar plenos los cuatro con el resultado final”.

-Hay mucho en la lírica de un cuestionamiento a la sociedad actual y a su relación con la tecnología. ¿Cómo encuentran a la misma a la hora de relacionarla con la música en particular, con el mayor alcance para mostrarse pero también con lo efímero y la sobreinformación?

-Sí, con “La velocidad de lo cotidiano” planteamos ese cuestionamiento. También sentimos que se vive en el mundo de las artes, ya que la sobreinformación existe, está al alcance de cualquiera en cualquier lugar y momento. Si bien hoy la tecnología nos posiciona a estar a disposición todo el tiempo alrededor del globo, sentimos también que el producto final si es bueno va a captar la atención del escucha. Es un lindo desafío para nosotros como consumidores de arte el navegar en búsqueda de canciones, estéticas y propuestas que llamen nuestra atención. Hay muchísimas cosas de gran nivel y valor, solo hay que buscarlas un poco mejor.

Editado por el sello Chancho Discos, el flamante trabajo podrá escucharse en vivo este sábado en Monteviejo y el cantante no esconde su ansiedad de que llega la gran noche. “Tenemos un muy lindo show para mostrar, un poco de lo viejo y del presente de la banda. Será una noche llena de buena energía”.

-Han compartido escenario con varias bandas de renombre del género, ¿qué se llevaron de esas jornadas?

-Amigos y crecimiento. Movernos durante años en el under del país nos permite conocer muchos detalles que de a poco van dando sus frutos. Nos guardamos charlas muy valoradas que nos han mostrado un pequeño camino a seguir, el de la autogestión genuina.