Revanchistas: «Llegó el momento de que el rock vuelva a ocupar el lugar que merece»

El 2015 de Revanchistas fue sin dudas a puro crecimiento y se coronó con un Teatro Vorterix a fin de año casi de sorpresa y a sala llena. A partir de allí todo fue escalera arriba para esta banda que ya tiene dos discos en su haber, consolidándose con un Teatro Flores repleto en julio de este año. Por eso ahora quieren festejar su gran momento actual con una fiesta en Uniclub este viernes 23 de septiembre.

“La idea es no solo compartir un recital, sino la noche entera con el público, rompiendo con la distancia que pone el escenario entre nosotros y la gente”, explica entusiasmado el cantante Fercho Bertuccio.

-¿Cómo fueron viviendo este último año con tanto crecimiento constante?

-La verdad nos cuesta mucho caer en la cuenta de que nos está siguiendo muchísima gente, no solo a los shows grandes, sino a todos los lugares donde viajemos. Si bien nos sorprende ver tanta gente eufórica en los shows grandes de Capital, nos asombra gratamente ir a localidades de Zona Sur y ver lugares colmados como si fuésemos una banda local. La verdad es que nos consideramos una banda afortunada al ver que tanta gente se siente identificada con nosotros y cada vez que pueda venir, nos sigue a donde sea.

Entre tantas alegrías, el show en El Teatro Flores tuvo un momento duro, ya que a la salida del lugar la banda sufrió un fuerte robo. “Al salir del lugar sufrimos un robo, en el cual entre muchas cosas que se llevaron, le robaron el equipamiento a nuestro fotógrafo”, cuenta el cantante e inmediatamente reconoce toda la respuesta que surgió de parte de colegas y público a partir de ese mal momento: “Se solidarizó mucha gente y el resultado fue óptimo. Más allá de haber perdido muchísimo aquella noche, nos quedamos con el balance positivo de haber recibido mucho cariño y ayuda de tanta gente que hizo que el robo quede en segundo plano”.

-¿Cómo viene el trabajo del nuevo disco?

-El tercer disco ya está en plena gestación, en etapa de pre producción; si bien ganamos el premio de RockeaBA (concurso que ganó la banda el año pasado y cuyo premio era grabar un disco), decidimos grabarlo y financiarlo por nuestros propios medios, ya que queríamos hacerlo a nuestra manera. De ésta manera estamos más distendidos y con la posibilidad de ser más genuinos en la producción del mismo. El condimento de color del disco es la participación en la producción artística del gran Álvaro Villagra quien está aportando su calidad a cada uno de los temas; lo cual nos pone en una situación de entusiasmo ya que nos grabará quien ha trabajado junto a Pappo y Riff (entre tantos grosos del rock nacional) y luego del “Que sea rock” podemos creer que estará cumplida la promesa de rock que hacemos desde hace mas de cuatro años.

-¿Cómo ven al rock argentino en la actualidad, tanto en lo musical como en el circuito de lugares para tocar?

El rock argentino está en vías de transición. Después de un largo lapso de “rock tibio”, luego de que un post cromañón genere una visión negativa sobre el género y se vuelquen la mirada a bandas más acústicas o a géneros diversos como el pop o el reggae; llegó el momento de que el rock vuelva a ocupar un lugar que merece. Hoy en día muchas bandas de rock están en pleno crecimiento y algunas llegando nuevamente a grandes estadios, por lo cual levantamos la copa y brindamos.

-¿Se sienten parte de esta nueva camada de bandas que hace ya algunos años aflora en el país?

-Hay una camada de bandas que buscan reivindicar al rock clásico y también hay una forma de trabajo independiente que da a la ilusión de que puedan volver al mainstream bandas del género como en su momento lo fueron Los Redondos, La Renga, Los Piojos o Viejas Locas, bandas que al día de hoy siguen en vigencia hasta con los miles de tributos que se les hacen. Hoy hay una bandera flameando pidiendo que las bandas la levanten bien alto y es la bandera del rock. Nosotros hacemos rock clásico y trabajamos mucho para que todo suceda; el tiempo dirá en qué lugar nos ponga la gente, pero no venimos a especular, venimos a dejar una huella en el nombre del rock.