Britney Spears es comunista

Aunque no lo crean, el rock ha caído ante el adversario en apariencia más débil. Britney Spears se declaró marxista y en ese mismo instante el pop facilito y superficial, tan bastardeado por el género que pretende estar en sus antípodas, se ungió ganador por KO de una lucha en la que siempre iba abajo.

Así es. La ídola adolescente no sólo admitió su amor por los escritos del alemán, sino que también reconoció que su último disco, “Work Bitch” (“Laburá, perra”) está inspirado en la teoría marxista. No hay que haber hecho más que una materia del CBC para darse cuenta, porque la mina no va con vueltas:

You want a hot body?  (¿Querés un cuerpo sexy?)
You want a Bugatti?  (¿Querés un Bugatti?)
You want a Maserati? (¿Querés un Maserati?)
You better work bitch. (Será mejor que trabajes, perra)

Encima explicó que cuando azota a una mujer en el video con un látigo (0:44 seg) “es una metáfora” de la esclavitud del hombre al sistema capitalista.

Hermoso. En cuatro versos Britney Spears te relata la sumisión del hombre al capital y a la sociedad de consumo. Sí, BRITNEY “Oops i did it again-ícono del pop- ‘Me rapé porque pintó’” SPEARS. “Yo siempre he cantado sobre la relación entre las personas y los sistemas económicos que rigen sus vidas, por ejemplo, mi exploración del poder de seducción del capital en Gimme More”, tiró.

Te querés morir. Game over, rock and roll. Esto no sólo afirma la debilidad de este género que vive alardeando al pedo revolución, sino que también confirma la importancia de esta columna en la vida de la gente (?): las letras muchas veces no son lo que parecen.«Work Bitch es una sátira del fetichismo mercantil, que subraya que los verdaderos dueños de los medios de producción son los mismos trabajadores”, afirmó la rubia y conquistó a todo Puán.

Es genial, ahora entiendo todo:

Cuando yo cantaba a mis 12 “You drive me crazy” no me daba cuenta de que en realidad le estaba hablando al vil metal y que cuando decía: “I just can’t sleep, I’m so excited,  I’m in too deep”, la mina estaba describiendo la dominación de la sociedad a través de la ambición económica. Y que después, “Stronger”, no era una canción de despecho amoroso sino un grito desaforado de resistencia:  “I’m not your property as from today, baby” (“Desde ahora ya no soy más tu propiedad, nene”). ¡Tooomen, putos! Seguramente gritó Britney en el camarín antes de salir a cantar este tema en Las Vegas, ciudad consumista por excelencia. Una genia.

Todo esto es fuerte pero real. Por un lado, el rock perdió y lo hizo en manos del rival más inesperado. Y por otro, la rubia nos puso la tapa a todos, especialmente a los que pensaban al pop como un mero reproductor de estupideces.

Britney, tenés mi admiración. Te dejo una hermosa frase del gran Lenin que sé que valorarás tanto como yo: “El marxismo es todopoderoso porque es cierto”.