Doctor Brown: “Desafiarnos a nosotros mismos”

Tras festejar diez años de vida en The Roxy, Doctor Brown editó disco en vivo y fue recorriendo el 2018 a caballo de estas versiones, aunque también empezó a coquetear con pequeños shows en formato acústico.

Tal vez como una especie de híbrido entre tantas opciones, llega el show titulado Tratamiento Electroacústico, el próximo domingo 9 de diciembre en Teatro Sony. “Al principio fue raro estar parados en un lugar nuevo y diferente”, confiesa el bajista Matías Genzone. “Las primeras semanas de ensayo pensábamos ¿no habremos pifiado con esto?, pero luego de darle vueltas al asunto, los temas empezaron a salir naturalmente y ahora, a unas semanas del show, estamos contentos con el resultado y que creo que va a gustar mucho”.

-Se vieron algunos shows acústicos previos, con formato más pequeño incluso, ¿fue un germen de lo que va a pasar en Sony o es un camino diferente?

-Se podría decir que los shows chicos fueron una pequeña base para lo que va a ser el Sony, pero acá las posibilidades son mucho mayores. Los acústicos previos no podíamos irnos más que un cajón y un par de violas, acá la idea es tener un despliegue mucho mayor: una batería que marque el tiempo, bajo eléctrico, la posibilidad de agregar teclados, cuerdas, coros. Si bien algunas versiones tienen su base en lo que salió de los acústicos más chicos, este resultado va a ser diferente.

-En el vivo salen a tocar generalmente con ambo de doctores. Ahora se ven fotos de promo con ustedes tuneados como doctores antiguos, ¿va a acompañar también una puesta en escena?

-Sí, totalmente. Estamos convencidos de que hoy lo audiovisual es fundamental para destacarse y difundirse hoy en día. Desde una foto, a un video, posteos en redes sociales de la gente que te está viendo en vivo, y demás. Tratamos de ser coherentes con eso y no dejar nada librado al azar. Si bien se hizo costumbre en la escena en los últimos años esto de “tocar acústicos de etiqueta”, tratamos de darle la rosca con el ambo de Doctor blanco y largo, vestidos formales como se hacía en los años ‘30. Cada uno de nosotros va a tener un rol y un look diferente, y vamos a pedirle a los invitados que acompañen esta temática también, como así también la disposición nuestra arriba del escenario, la iluminación y todo.

-¿Piensan este show como un posible formato en el futuro de la banda, ya sea para más shows o para ser llevado al estudio?

-Desde hace muchos años que tenemos ganas de grabar algo acústico pero nunca tuvimos la posibilidad, y esto sin dudas nos da la pauta porque ya estamos hace varios meses exclusivamente ensayando esto. Una de las posibilidades es grabar el show mismo, no para sacar un vivo, sino para tener maquetas. No creo que sea parte de nuestro futuro, pero siempre puede estar la variante de hacerlo. Definitivamente no somos una banda acústica, pero hacer este show va a ser un lindo gusto que nos estamos dando, y dejarlo grabado seria también un lindo recuerdo.

-Entre disco en vivo y este show, ¿hay tiempo para ir pensando nuevo material?

-Algo hay, estuvimos trabajando en eso la primera mitad del año, mientras preparábamos el lanzamiento de Sintiéndome Vivo. Definitivamente va a ser el plato fuerte y el norte a seguir para el año que viene.

-¿Son de ir a ver bandas contemporáneas a ustedes?

-Somos de ir a ver bandas, quizá no tanto como quisiéramos, pero definitivamente sí. Dentro de los cinco que somos, cada uno tiene más afinidades por tal o cual banda contemporánea, por nombrar algunas bandas que nos gustan, Falsa Cubana, Mustafunk, El Kuelgue, El Mató, Pampa Yakuza, Tamesis.

-¿Se nutren de su música?

-Inconscientemente estoy seguro de que tomamos cosas de ellos, toda la música e ideas que entran en la cabeza se procesan y terminan dando un resultado, a veces no solamente musical, puede ser una idea de lírica, como algo que tomamos de ejemplo para el vivo, la puesta en escena, la proyección, o cualquier otro aspecto que nos inspire.

-A las puertas de este nuevo trabajo que vendrá el año que viene, ¿notan diferencias fuertes respecto a lo que eran en sus comienzos?

-Estamos definitivamente más grandes y canosos (risas). Maduramos y crecimos juntos como familia. Creo que noto muchas diferencias con respecto a cómo tomamos el proyecto. Antes ensayar era un divertimento y era un espacio lleno de energías, pero sin un objetivo claro. Hoy en día, si bien lógicamente lo disfrutamos, lo tomamos como algo riguroso, un espacio de trabajo, donde a veces hay mejores o peores días, pero conscientes de ir tras un objetivo, que es seguir creciendo como banda, como grupo, desafiarnos a nosotros mismos.