Los Videos: “Queremos que la gente vuelva a relacionarse cara a cara”

Los Videos no tienen todavía ni un año de vida, pero sus integrantes están juntos en la música desde hace mucho tiempo. Es que los músicos decidieron comenzar un nuevo proyecto luego de muchos años de convivir en una banda anterior, Pasando Hambre, con mucha historia dentro del circuito punk. Ahora, con una propuesta musical más abierta a diferentes estilos, proponen un recital diferente para el viernes 16 de noviembre en Sin City de Boedo, luego de haber compartido escenario con 2 Minutos hace un par de meses atrás.

“La propuesta está basada en la unión”, resume el cantante Max Jones y redobla la apuesta de un show que tendrá, además de música, diferentes performances, visuales, sorteos y hasta un bandejeo: “Queremos que la gente vuelva a reunirse y a relacionarse cara a cara. Lo virtual nos está matando de a poco y en varios sentidos. Proponemos una noche inolvidable, algo que nos saque de la rutina, a nosotros y a quienes se acerquen. Habrá mucho más que música, eso es seguro”.

-¿Qué fue lo que los hizo cambiar de proyecto completamente?

-Consideramos que dar un giro de timón en la idiosincrasia de una banda y usar el mismo nombre es, la mayoría de las veces, una falta de respeto a ese proyecto, a su memoria y significado, y por consiguiente al público que lo banca y lo bancó. Queremos ser respetuosos y al mismo tiempo poder explorar otros universos musicales de a poco. De esta manera nadie sabrá qué esperar de nosotros, podemos sentirnos más libres a la hora de componer y así seguiremos siendo auténticos y respetuosos, hacia los demás y hacia nosotros.

Los Videos por ahora ofrecen dos canciones para escuchar en estudio, que ofician como una especie de EP demo, al tiempo que graban lo que será su primer disco. “Está en proceso de mezcla en el Estudio 8ONCE, gracias a nuestros amigos Agustín Rocino y Martín Macabre (Catupecu Machu) que nos bancaron en hacer esto en tiempo récord aunque de manera responsable”. La crudeza del demo con muchos resabios de punk rock, se verá abierta a nuevas intenciones y sonidos. “Incluso decidimos incluir un saxo en un tema, que es el único lento. Quien lo grabó fue Nico de Voltarios, hizo un gran trabajo, y así de a poco vamos explorando otros matices, preparándonos al mismo tiempo para el siguiente disco, que aún está en proceso de composición”.

-Se ve una estética con algunos guiños ochentosos, e incluso el 80 aparece junto a su nombre en todas las redes sociales. ¿Qué es lo que más rescatan de aquella década?

-La magia que tenía el arte en todas sus expresiones. Esa magia era posible porque no estaba todo tan comprado, ni todos tan vendidos. Hoy se ve mucha cosa prefabricada, pero no realmente producida, puede que sí a nivel apariencia, pero no en esencia. En los 80’s había mucho por descubrir también. Creo que nos identificamos con la época porque nacimos en esa década y porque tenemos la intención de poder redescubrirnos como músicos y seres humanos. Intentamos que nuestra música suene orgánica, viva, no sólo al tocar sino también al grabar y eso es lo que nos gusta del rock de esa época.

Max es cantante por oficio. Al mismo tiempo también es el vocalista de las bandas Pulpo Negro, más ligada al metal, y Mil Tormentas, con un perfil bien stoner. También coquetea con el homenaje a Jim Morrison en The Boors, y en tiempos anteriores también ha liderado la banda Deltoya, más cancionera con el rock bien presente y hasta destellos bunburyanos. El eclecticismo y la proliferación son sin dudas dos de sus características, y nunca parece quedarse quieto musicalmente. “A mí me gusta la música en general”, reconoce. “Si bien tengo mis marcados estilos predilectos, lo que me gusta es cantar y crear. Considero que cuanto más sepa uno, más interesante debería ser el resultado”.

-¿Lo ves también como una necesidad para vos mismo?

-Cada vez que decidí torcer mi rumbo artístico fue por convicción, por querer aprender y empaparme de otras maneras de oír, sentir y pensar. Considero que es una manera de ejercitar la empatía, aunque mis decisiones enojaran a algunas personas o resultaran en que no me volvieran a elegir como artista y siempre supe que sería así, porque muchos temen lo distinto. A mí lo distinto me interesa, si me quedo con lo que me propone este mundo berreta me aburriría en cuestión de días, por eso mantengo a mi mente activa como un universo en expansión. De todo me llevo una experiencia y soy muy crítico, empezando por mí mismo.