Beirro: “Parábolas para expresar sentimientos”

El nuevo trabajo discográfico de Beirro llega bajo el nombre de Identikit y se presenta como una búsqueda. “En las letras encuentro parábolas para expresar sentimientos”, nos cuenta el propio cantautor, quien va más allá en explicar la forma en la que suceden las canciones: “Todas las canciones nacen espontáneamente, músicas y letras. Hay diferentes disparadores: a veces una sucesión de acordes, otras una frase, alguna melodía, un ritmo. No es uniforme. Algo me llama la atención y me dejo llevar”.

-¿Dónde encontrás la mayor distinción respecto a tus trabajos anteriores?

-Diría que “Abismo” es un disco más funky, con mucho groove, con sonidos electrónicos. “Desierto” por su parte es un disco ecléctico, orgánico, pretencioso. Este “Identikit” es un disco más concreto, de guitarras, en algún punto más clásico que los anteriores. Y más enfocado.

-¿Notás que ya hay un camino que marca tu identidad musical?

-Si bien uno intenta no repetirse y desarrollar ideas nuevas en cada canción, creo que hay una huella o estilo, es parte de lo que uno es.

El sábado 15 de septiembre será la presentación de Identikit en Kirie (Bolivar 813, barrio de San Telmo) y la banda ya está preparando con ensayos y no dejando de tocar. “Al disco nuevo completo se le sumarán temas de discos anteriores y algunas novedades inéditas”, adelanta Beirro al tiempo que promete invitados y una producción más grande que la de los shows habituales.

El show será en formato eléctrico, el que más lo seduce en esta etapa, pero también suele aparecer en vivo en formato acústico.  “Ambos formatos conviven con naturalidad, sin discordancias, son parte de un todo y responden a momentos. Hoy tengo ganas de tocar con mi banda eléctrica, con Seba Vargas (bajo) y Diego Valcarce (batería). Estamos en una etapa de disfrute total. Pero son momentos; a veces, por cuestiones de producción, no se puede tocar con banda, entonces hago shows acústicos y también los disfruto. Ambos formatos tienen el mismo valor para mí”.

-¿Cuál es tu primer recuerdo de tu relación con la música, tanto como escucha como de intérprete?

-No tengo un primer recuerdo concreto. Sí tengo recuerdo de la sensación que me producía escuchar Las cuatro estaciones de Vivaldi siendo niño. Curiosamente o no, es la misma que me produce hoy: ¡es una emoción profunda! Como intérprete, mi primera incursión pública fue en el jardín de infantes, tocando el xilofón. Luego participé en muchos coros del conservatorio y escolares. ¡Muy lindos recuerdos, gracias por sacarlos del olvido!