Tomás Amante: “Detrás de las canciones hay todo un mundo”

Un año muy auspicioso para Tomás Amante se consolida con dos canciones que sirven como adelanto para el próximo disco que saldrá a la luz el año que viene. El cantante ya lleva dos trabajos editados y viene de dos shows significativos: uno íntimo junto a Lito Nebbia y Miss Bolivia, y otro en la última edición de La Bienal. Pero este viernes 27 de octubre llega un nuevo desafío, en La Tangente del barrio de Palermo, compartiendo escenario con Juan Rosasco en Banda.

“Estos dos temas fueron un lindo punto de partida para mostrar la nueva faceta de todo lo que se viene”, se entusiasma Tomás y cuenta un poco más acerca de su presente: “Haber tenido apoyo del Fondo nacional de las artes o el Estudio urbano también significó para mí un reconocimiento. Tiene que ver con seguir creyendo. A veces parecen solo canciones pero hay un mundo atrás de eso, un mundo y una fantasía, un deseo que esto trascienda más allá de uno”.

-Te imagino pensando todo el tiempo en este proyecto.

-Este camino empezó de muy chico. A los 11 años empecé a escribir canciones, que era el momento donde empezaba a escuchar música conscientemente, agarrando la pila de vinilos que había en casa, escuche a Serú Girán o Almendra. Si no era hacer teatro, era tocar la guitarra, estudiar violín, escribir, siempre había algo en mí con eso de sacar cosas para afuera. Y creo que es algo que me salvó la vida. Hoy me siento parte de una escena.

-¿Y cómo encontrás esa escena hoy?

-La escena de solistas tiene un auge increíble. Volvemos a abrir el mundo de la canción, y esto se lo reconozco mucho a Lisandro Aristimuño. Estoy dentro de esa escena pero no dejo de asombrarme y de disfrutar del laburo de mis colegas.

-¿Te empapás de ellos a la hora de trabajar?

-Sí, desde los músicos que elijo para que toquen conmigo, los productores que trabajan, ver quien es quien, quien toca en cada escenario. También me gusta salirme y volver a ponerme del lado de espectador y disfrutar. Ver cosas que son emergentes, pero en algún momento vamos a dejar de emerger. En todo ese proceso pasan cosas increíbles, se arman cosas hermosas desde muy abajo.

-Hace un rato mirabas a ese niño de 11 que eras y que empezaba a jugar con canciones. ¿Cómo lo ves hoy a Tomás Amante respecto a ese niño?

-Yo intento que el proceso creativo sea siempre ese, lúdico. Las canciones mías que más me gustan son las que nacen en un momento que no tienen explicación. ¿Cómo es posible que componga en cinco minutos una canción entera? Eso se mantiene, es físico, corporal, siento que está llegando la canción. Como que abrís el radar, recibís y es un momento luminoso. Eso no cambió nunca, puede llegar a suceder que cambie en algún momento, pero por ahora no. Tiene que ver con un despertar, algo que te quema y que está naciendo.

-¿Cómo va evolucionando el show en vivo?

-Soy de pensar el paso por paso, las postas. Para el show anterior, intimo, reducido, compartiendo escenario con Miss Bolivia, Lito Nebbia, era toda una situación y lo preparé especial. Después vino La Bienal que era un formato nuevo, un trio, y ahora viene La Tangente con banda completa. Cada show es diferente y me gusta jugar con eso.