Rodrigo Soler: “Poder unir el viaje y la música es algo increíble”

Llevando su música para cualquier rincón que quiera disfrutarla, Rodrigo Soler presenta su segundo disco solista, Amores Bonsái, este jueves 25 de mayo en La Tangente de Palermo.

“Engloba varias historias mías de los últimos años, e incluso canciones que en su momento no estaban listas y preferimos dejarlas para trabajar más en este disco”, reconoce Rodrigo a la hora contar el armado de su nuevo trabajo. “Pero más de la mitad de las canciones de este trabajo las compuse en los últimos seis meses del año pasado, cuando decidimos acelerar con la grabación, terminar de componer, y cerrar todo lo que habíamos estado trabajando”.

Rodrigo ha vivido ocho años en España y viajar con la música se convirtió en parte de su vida. “Viajar es una de las cosas que más me gustan y enriquecen, la música es otra de ellas. Y poder unirlas es increíble”, asegura alguien que ya llevó sus canciones a Ecuador, Colombia, Chile, más España y Argentina, claro. Y vendrá próximamente una nueva gira española que lo encontrará en las ciudades de Madrid, Galicia, Bilbao, Barcelona, Andorra, Valencia y Cartagena.

-Si tenés que resumir que te dio Buenos Aires y que te dio Madrid en la música, ¿cómo lo contarías?

-Buenos Aires me dio mis primeros pasos, mis primeros shows, y todo el rock nacional que escuché desde chico, me dio a Charly, a Páez, a Spinetta, a Calamaro. Madrid me voló la cabeza cuando llegué, me mostró un montón de cosas nuevas. A Sabina ya lo conocía y lo escuchaba mucho, pero además descubrí a La Cabra Mecánica, a Fito & Fitipaldis, Los Delinquentes, Muchachito, un montón de gente haciendo música genial.

-¿Cómo surgió la idea de Proyecto Pandora y como se fueron armando los compilados? ¿Qué repercusiones tuvo la movida?

-Proyecto Pandora nació de una idea que me trajo Ratola (Cristian Gigena), de hacer compilados como los que grabábamos en cassettes, pero con formato de full álbum en youtube. Fuimos delineando el proyecto, y terminamos decidiendo nombre, estética, y un elemento principal, que en cada volumen participaran artistas de al menos 7 u 8 países, para que las canciones de cada uno puedan viajar por la mayor cantidad de países distintos. Y una de las cosas lindas que fueron pasando es que gente de varios países empezó a descubrir y escuchar artistas emergentes de otros. El proyecto está creciendo y ya tenemos planificadas varias cosas para el futuro. También seguiré con Sesiones Porteñas, mi ciclo de videos, cuyos episodios duran una canción, que interpreto con algún artista invitado. En cada episodio cambiamos la canción y el escenario, para que cada uno tenga su identidad.

-¿Qué recuerdos se te vienen a la mente de tus primeros pasos en la música?

-A nivel escucha recuerdo un compilado de los Beatles en cassette, la tapa era amarilla. Mis primeros cassettes que recuerdo fueron “El amor después del amor” y “La mosca y la sopa”, pero también recuerdo salir del cine con mi mamá de ver Tango Feroz por el centro,  y que a la salida me llevara a una disquería y me hiciera elegir dos cassettes. Elegí la banda sonora de esa película y “Big Yuyo”, de Los Pericos.

-¿Y desde tu lado de intérprete?

-Estudié con una profesora de barrio al principio, luego me anoté en el Falla. Tuve varias bandas, algunas que incluso ni llegaron a debutar. Recuerdo un primer recital en un baile de colegio tocando con una banda que se llamaba Ángel Gris (por el libro de Dolina), y que creo que sólo tocó esa vez. Luego me acuerdo de recorrer todo el under porteño tocando en lugares como La Colorada, Via Cerino, Loca Bohemia. Y seguir tocando en distintas bandas hasta irme a vivir a España.

* Rodrigo Soler presenta Amores Bonsái este jueves 25 de mayo en La Tangente (Honduras 5317, CABA.