Once Tiros – “Maldición”

Aquel Estadio Obras del año 2007 que definitivamente consolidó a No Te Va Gustar, encontró a un Emiliano Brancciari cantando al final de una canción propia “Maldición, otro día como ayer”. Era algo que hacía muy seguido, pero allí miles de personas se vieron cantando a viva voz el clásico de Once Tiros. Y otras miles habrán mirada con cara de “qué carajo es esto”, y muchas de ellas habrán llegado a sus casas para ver de qué se trataba.

En aquel debut discográfico de Once Tiros, Parvadomus (2002), el ska frenético ganaba protagonismo pero casi al final del disco aparecía un tema a priori extraño que se llamaba “Maldición”. Ese bicho raro de a poco se fue convirtiendo en el mayor clásico de la banda, año tras año y disco tras disco.

“Maldición es una canción muy particular que pasó por muchos procesos y nos enseñó que las canciones las elige la gente, aunque suene un poco demagogo”, explica el cantante Pablo Silvera al momento de abordar todo el suceso de este gran tema, y en la previa del show de este sábado 20 de mayo en Niceto, para presentar su nuevo disco Bunker. “Llegó a lo masivo, porque hasta el día de hoy es la que la gente más canta, otros colegas la cantan, y lo han hecho tanto en Argentina como en Uruguay”.

“Su historia es muy rara: la compuse a los 16 años con una estructura extraña para una canción, y cuando la empezamos a grabar yo no me sentía cómodo para cantarla, no me gustaba, y no le veía potencial increíblemente. “Después llegó el momento de sacar el disco, y en ese entonces nadie la pensó como posibilidad para llevarla a las radios, recuerdo que mandamos “El globo”, o “Lacanao”, otras cosas”.

Un caso más en esto de clásicos de bandas que al principio no fueron tenidos en cuenta por sus propios protagonistas. Pero la historia continuó y todo cambió: “De a poquito la gente la empezó a cantar cada vez más en los shows y se volvió lo que hoy es, nuestro caballo de guerra, tiene tintes de himno por momentos. Es algo muy lindo lo que sucede en vivo, y resultó entonces nuestro primer hit que hasta el día de hoy nos acompaña y no podemos dejar de tocar nunca”.

MALDICIÓN
(Parvadomus, 2002)

Maldición otro día como ayer
sentado frente a la televisión.
Mutación es mi estado natural
peligroso pa’l que se quiera colgar.

Y mentí sobre todo lo que hay,
ya no supe lo que iba a pasar.
Hoy llevé mi cabeza a volar
y pedí que de allá no me bajen más, más, más…

Más que hoy, más que ayer,
más que dos, más que vos.
Y vos quien sos para venir a hablar de comprensión
si me escupiste la jeta más de una vez.
De vez en cuando te acordaste de mi ser…

Yes, Yes, hoy estoy, y hoy me voy, hoy me quedo que se yo
si al final existir es morir al revés.
Otra vez le hice caso al corazón
y la razón no la vi ni por decreto de Dios.

Y hay más de lo que vos sabés,
hay más de lo que imaginás.
Y hay más de lo que vos creés
hay más de lo que podés…

No porque haya oído que me voy pa’l otro lado
y que me sale el salado que tengo dentro de mi.
No me hagas la cabeza que ya no tengo paciencia
de escuchar tus incoherencias yo me quiero ir de aquí.
Juro arrodillado porque acá me parta un rayo
que seguir cacarajeando no te da para vivir.
Elegí tu camino y que no se cruce con el mío
y que no me robes el delirio que así yo estoy muy feliz.

Y hay más de lo que vos sabés,
hay más de lo que imaginás.
Y hay más de lo que vos creés
hay más de lo que podés… ver.