Cuesta Arriva: El sur en la ciudad

Desde los pagos de Quilmes, Cuesta Arriva desembarca en el barrio de Palermo este sábado 7 de mayo para presentar su segundo disco de estudio en Beatflow. Si Pudiéramos Ver fue lanzado a fines del año pasado en formato digital y el día del show estará en venta por primera vez como disco físico. El cantante Bruno Perassolo y el bajista Gonzalo Cervantes nos cuentan acerca del nuevo material y de la actualidad de la banda.

“Pensábamos que era tiempo ya de ir a probar a Capital con una fecha propia, y que sea lo que sea, sabiendo que sin dudas va a ser productivo”, arriesga Bruno al tiempo que también toma el ejemplo de sus colegas: “Vimos bandas amigas de nuestra zona como Rock a la Orden o Alma Bouquet que salieron un poco del circuito quilmeño, que está buenísimo, te da un respaldo, pero creo que también tiene un límite”.

¿Cómo es el circuito en Quilmes?

Bruno: -Por la zona solo estábamos tocando últimamente en Club Tucumán o Zadar de Wilde, o para acústicos el bar Lunáticos. Más allá de eso, salvo algún que otro centro cultural, no hay más nada, por lo que sin dudas debemos expandirnos.

-Son lugares grande además los que nombrás, me imagino que eso hace también que no puedan tocar tan seguido.

Gonzalo: -Sí, y además porque te aburrís de tocar todo el tiempo en el mismo lugar.
Bruno: -Además venir a Beatflow es también encontrar un punto de unión entre todo el público. Cuando tocamos en Quilmes por ejemplo, no viene la gente de Temperley o de Laferrere. Entonces ahora no hay excusa, pueden venir de todos lados.

-¿Cómo han sido sus incursiones en Capital?

Bruno: -Hemos tocado en Marquee con Rock a la Orden, hace poco en Makena dentro del marco de La Ciclola, pero fueron más fechas para que nos conozca el público de acá y mostrarnos ante ellos.

-Las redes sociales ayudan también a que aparezca público de distintas zonas.

Gonzalo: -Eso es genial y fundamental. Hay mensajes preguntando cuando vamos a Tandil y yo no conozco Tandil, no sé si voy a ir primero a tocar o a comer un salamín. Hace dos años fuimos a Rosario sin saber que iba a pasar: junto a la banda Desinhibidos alquilamos una combi, fuimos con nuestras novias y nada más. Pero Cuesta Arriva no existía allá, ni siquiera por las redes. Y lo mejor que pudimos hacer fue ir a la tarde a tocar al Monumento a la Bandera, a la peatonal, y hasta hicimos una pequeña moneda para comer a la noche. Y llegó el show y algunos nos dijeron “vinimos porque los vimos a la tarde y nos gustó”. Y es increíble que ahora cada tanto piden que vayamos porque nos vieron esa vez y yo ni me había enterado que me habían visto. Es raro, todavía no puedo creer que fuimos a Rosario.

¿Y fueron a algún otro lugar del interior?

Bruno: -Fuimos a la Costa a tocar con Pampa Yakuza. No fue la mejor experiencia, la verdad.
Gonzalo: -Fue un domingo en San Bernardo que jugaban a la misma hora Boca-River, y encima hacia un frio tremendo. Recuerdo que desde arriba del escenario saludaba a los patovicas de San Bernardo Chico que eran los únicos que nos estaban viendo.
Bruno: -Tocamos para cuatro personas, fue raro. Pero bueno, era otro momento.

-Uno se nutre también de esos momentos.

Gonzalo: -Aparte la propia inexperiencia era divertida, nos mirábamos como diciendo que hacemos acá.
Bruno: -Bajamos e hicimos pogo entre nosotros. Fueron dos fechas, viernes y domingo.
Gonzalo: -Habíamos arreglado para ir el domingo y estando allá nos ofrecieron tocar también el viernes, que por suerte había estado mejor de gente. Pero bueno, fuimos a la Costa sin disco, ni demo, ni Youtube, ni nada.
Bruno: -Conocimos en esa vuelta a banda como Josefita, Parapipou, y ahora con el SAC la relación se va haciendo más estrecha y nos vamos ayudando, aprendés de muchos.

-Todas las bandas están rescatando mucho esa unión y cooperación que se da en la actualidad.

Bruno: -Nosotros en el SAC (Sindicato de cantantes formado el año pasado) somos 150 bandas de todo el país. Hay bandas de todo tipo y son casi todas las que están en el circuito, bandas con más experiencia que te van contando cosas, te aconsejan acerca de errores que cometieron para que no los cometas vos, y eso está buenísimo. Antes no se daba. El que está más arriba va a dar el ejemplo siempre, y si tipos con experiencia se solidarizan con los que recién empiezan, estos van a hacer lo mismo después y va a crecer la solidaridad. Y entonces ahora se ven más bandas under tocando en el Roxy o en La Trastienda, y casi todas tienen su staff, manager, sonidista, plomos, etc. Y eso lo enseñaron los de más arriba, que hay que contar con ese staff, que primero siempre son amigos pero luego todo se va profesionalizando.

 

Si Pudiéramos Ver es el segundo disco de Cuesta Arriva y cuenta con doce canciones que viajan constatemente por diferentes rumbos musicales, conviven muchos estilos y la diversidad es la gran protagonista, siempre con el rock como unificador y tronco central. “Es difícil contar lo que hacemos, está buena la diversidad y alinear lo que escucha cada músico, que somos muchos. Nos dedicamos a escuchar mucho a bandas más grandes para aprender. Pero está lo de cada uno, Rami el guitarrista escuchaba mucho los Stones, yo me crié con Las Pelotas, Gonza un poco más ska, Pablo con Soda, Nacho el saxofonista mucho blues. Y esa combustión terminó dando una buena mezcla”, explica Bruno.

Por su parte, Gonzalo confiesa que “al productor Nelson Pombai (La 25, La Beriso, Guasones) le comentamos que tal vez el miedo ante esto era caer en el libre albedrio total, que no tenga un hilo conductor, y él nos dejó en claro que eso no iba a pasar, que siempre se iba a encontrar ese hilo. Y la verdad siento que se logró”.

-A mi esa divergencia de estilos, de no saber qué tema pueda venir después, me hizo acordar personalmente a “Aunque cueste ver el sol” de No Te Va Gustar.

Bruno: -Que discazo.
Gonzalo: -Nos salió de culo, eh (risas).
Bruno: -Sobraron incluso muchos temas bien variados, así que probablemente sigamos en esa línea.
Gonzalo: -La idea era buscar un sonido particular. Con un disco no lo vamos a lograr pero con el correr de los discos esperamos que sí. Hoy escuchás un disco de Salta La Banca, con temas muy distintos, pero suena a Salta La Banca, por ejemplo. Es eso, buscar una identidad.