Ariel Prat: “Necesitaba contar una parte de mi historia sin la sombra del bombo”

Se juntan Cadícamo, Zitarrosa, Virus, Bersuit. No solo murga. Lo nuevo de Ariel Prat enaltece su costado juglar y ofrece un disco en vivo con versiones de temas propios y ajenos, invitados y la canción bien al frente.

Símbolo de la murga de nuestro país (“sólo creo ser un referente que logró ser vehículo del género entre calle y el escenario”), el cantautor suma otra faceta sin perder su esencia y viaja por el lado de la canción, del autor pero al mismo tiempo y sobre todo, del intérprete. Del cantante pero también del que acompaña. O lo acompañan. Y así quedó la evidencia de su show del año pasado en el Teatro Caras y Caretas, y ahora, el próximo sábado 2 de abril, el Club Atlético Fernández Fierro será testigo de la presentación de este nuevo material, que además contará con “algunas perlas recientes inéditas, ya que siempre sorprendemos con los muchachos”, como nos adelanta el propio Ariel.

-Es un disco que cuenta con canciones que abarcan una amplia cantidad de compositores, desde temas de otros hasta composiciones propias en conjunto, ¿cómo fue la elección de las obras que además fue en enmarcada en shows en vivo?

-En general todos mis discos tienen colaboraciones, pero en este el detalle convocante es precisamente la grabación en vivo. Quedaron las mejores versiones, las que se pudieron rescatar y la elección se basó no en los temas en sí, sino en la calidad de cada obra.

-¿Cómo nace la idea de hacer este álbum particular y dentro de que contexto propio musical te encontró?

-Hace tiempo que son muchos los seguidores de años que me planteaban un disco así. Sumado a esto, estábamos haciendo el ciclo con el nombre final del disco y la respuesta fue excelente. El espíritu de “Juglar” primó y necesitaba contar una parte de mi historia musical y poética sin la sombra del bombo.

Jugador de fútbol desde chico, Prat supo jugar con Maradona en las inferiores de Argentinos Juniors y siempre soñó con ser parte del plantel de River, club del que es hincha fanático. Hoy nos cuenta que sigue jugando habitualmente con amigos una o dos veces por semana, y que el deporte que tanto ama siempre está presente implícitamente en su obra. “Es parte del ADN en poesía, ritmo y también en códigos culturales que pueblan mis canciones”.

-Tenés una actividad política muy activa dentro de este país, ¿cómo te encuentra este nuevo contexto que desde diciembre propone cambios a lo que venía sucediendo?
-Me encuentra dolorido y expectante. Hemos perdido posiciones en cuanto a conquistas y existe una evidente vuelta a políticas de neto corte liberal y benefactor de los poderosos. Expectante estoy por saber cómo responderemos como pueblo en general y qué es lo que vamos a hacer y hasta cuándo vamos a permitir que estos retrocesos y ajustes nos perjudiquen.

-¿Cuál sentís que es en tu caso el papel del cantautor ante políticas que puedan actuar en contra de una idea de vida y social?
-No hay un papel definido. Cada uno expresa su visión. No todos sentimos ni pensamos lo mismo. Yo expreso una mirada que en actitud y compromiso se refleja en estar presente en escenarios que son elocuentes a esa mirada e idea política. Alguna canción tal vez acompañe con sentido y no es casualidad.