Cuatro Tres Dos: “Animarse a darle vida a aquello que soñás”

Nacida hace tres años, la banda Cuatro Tres Dos presenta Animé (2015), su primer disco de estudio que fusiona estilos que van desde el rock progresivo al folklore, con una cuota de psicodelia que adorna la escucha frecuentemente. “Animé nos acompañó desde siempre”, arremete el baterista Gustavo Barragán, aclarando que el disco se desarrolló de una forma muy fluida. “Como nos gusta decir: fue lo que tenía que ser”, sentencia.

-¿Cómo fue evolucionando el sonido desde el comienzo de la banda hasta la salida del disco debut?
-Cuando entré a Cuatro Tres Dos, a su música y grupo humano, descubrí una nueva manera de trabajar con la música. Recuerdo que en los primeros ensayos el lema era “¡más lento!”, ¡como si fuese un barco! Recordemos que soy batero, y también “menos rulos, que el tema navegue, no lo fraccionemos”. Todo eso me sonaba tan extraño en aquel momento. Hoy entiendo que la esencia de la banda es mántrica, envolvente, viajera, hacer lo que sabemos y podemos hacer; no más, no es necesario. El power está en la esencia de los temas inclusive en los silencios, o en los espacios “vacios”. Ejecutar los temas con lo mínimo indispensable. No es una cuestión de vagancia o falta de compromiso. Sino la intención de que a veces pocas cosas hacen más que muchas, y muchas a veces crea una bola de ruido que no deseamos.

-El disco fue coproducido por Hernán García, bajista y productor de O’Connor. ¿Cuál piensan que fue su mayor aporte?
-Nuestro querido amigo Hernán García logró fundamentalmente llevar la esencia de Cuatro Tres Dos a una calidad de audio excelente. Su gran trabajo, en cuanto a los resultados y por sobre todo a la forma de trabajar, me refiero a su calidez humana, el excelente trato que tuvo con la banda y su gran sentido del humor, consistió en la capacidad de no modificar la estructura de los temas ni el viaje de las canciones, y poder realizar con ese material un disco climático, armónico, relajante y a la vez con mucho power. Tampoco Hernán (junto con Javier), se propuso sobre grabar demasiadas cosas. Ambos coincidieron en no mentir, no hacer un disco que no podamos tocar los tres en vivo después.

-¿Cómo fueron sus caminos musicales previos a la formación de la banda?
-Los tres anduvimos por senderos diversos, tuvimos otras formaciones. Siempre sentimos la necesidad de tocar. La música estuvo siempre con nosotros, más que como un pasatiempo, estuvo con nosotros como un refugio. Un refugio sagrado. Después de varios años de tocar la bata, (arranqué cuando tenía 10 u 11 años con unos potes de helado y la tapa de una cacerola), con 27 años me doy cuenta de que tocar es mi vida, guía, refugio y la manera que encontramos cada uno de los integrantes de Cuatro Tres Dos de ayudar. Finalmente entendemos que la música ejerce un poder sobre las personas. No somos ajenos a la violencia y desamor que hay en las calles y en los medios masivos de comunicación.  Nos proponemos humildemente revertir esa fuerza autodestructiva y dar aliento a quien no encuentra el camino aún, a no bajar los brazos y nunca dejar de animarse. De ahí deriva “Animé”. ¡Animarse! ¡Animarse a darle vida a aquello que soñás!

-Se vienen dos shows el show del 16 de octubre. ¿Qué vamos a ver ahí y como sigue el recorrido en vivo hasta fin de año?
El viernes 16 de octubre la banda se presenta por segunda vez en Pablo Nogués (“Nos sentimos agradecidos de ser invitados nuevamente”), y el sábado 24 del mismo mes, la cita será en la ciudad de Buenos Aires, en la previa de la veda electoral, a partir de las 19 horas en La Capilla (Suipacha 842). “Los vivos de Cuatro Tres Dos son fuertes, intensos, climáticos, flasheros y atractivos. Deseamos de corazón que puedan venir a compartir alguna de las fecha con nosotros”.

Como carta de presentación la banda cuenta que necesitaban transmitir un mensaje: “Afirmar que la música ejerce sobre el espíritu un poder especial”. El baterista ahonda más profundo en la frase y concluye: “Cuatro Tres Dos es unión, es grupo, es viaje, es ensueño, es adrenalina, es amor, alucinación, verdad, es presente. Le damos la bienvenida a todas las personas que deseen compartir con nosotros este viaje interminable”.

“Personalmente quiero dedicarles el tema “Gigantes”. Este tema habla de no bajar los brazos nunca, por más que duela el alma. Todos, absolutamente todos, pasamos momentos de profundo dolor, ¡pero siempre abrí los ojos y andá!”