SensaFilo: “El efecto post Cromañón ha llegado para quedarse”

Hace más de dos años, SensaFilo editaba su disco debut cuyo título observaba el futuro con optimismo: El Segundo va a ser Mejor. En septiembre de 2014 llegó Música Para Diván, presentado en El Marquee ante trescientas personas y la banda cumplió con creces con la profecía.

Una parafernalia musicoterapéutica engloba un concepto psicológico que, cuenta su guitarrista Tito Mengelatte no fue adrede: “Los temas no tenían una directriz preestablecida, el concepto del disco llegó al momento de escuchar todas las canciones; en conjunto inferimos el nombre, que llegó casi como una cuestión natural, sin siquiera debate de por medio. Es la resultante de doce historias que hablan de situaciones, ánimos y cotidianeidades que atravesamos todos”.

-El primer disco nos hacía viajar por diferentes ritmos y estilos, ahora la apuesta parece continuar, ¿qué piensan que tiene de parecido y de diferente este nuevo trabajo respecto al debut?

-Creemos que la esencia es lo que tiene de parecido; con el segundo disco hemos terminado de plasmarla: es poder jugar a no tener techo en cuanto a estilos o composición musical. Lo distinto fue  la vuelta de roscas en cuanto a lo que a producción respecta: laburamos mucho los temas desde su maqueta, algunos se han transformado más que otros, hemos trabajado mucho más que en el primer disco en la sonoridad, en lograr la mayor calidad posible con los recursos que tuvimos a nuestro alcance.

-¿Disfrutan del trabajo de estudio? ¿Cómo convive el trabajo de estudio y el show en vivo?

Se conjugan dos cuestiones respecto del laburo en estudio: el disfrute de tocar y jugar en el proceso de grabación y, en paralelo, el tiempo que demanda que, por momentos, puede volverse tedioso. La grabación y los shows en vivo no son cuestiones mutuamente excluyentes, pero la primera va en detrimento con la segunda: es difícil cuajar actuaciones en vivo por el tiempo que te demanda la confección de un disco teniendo en cuenta que somos del universo del under, donde somos todos laburantes y con el tiempo que nos queda, laburamos por lo que nos gusta, por la pasión que nos despierta hacer música y querer hacer divertir a quienes vienen a los shows.

-¿Cómo es armar la logística de un show en vivo para una banda under en Capital?

-Después de la tragedia de Cromañón la escena under ha sido tremendamente castigada. El gobierno de la ciudad, en vez de velar para que los lugares destinados a espectáculos de bandas under cuenten con las normas de seguridad y habilitación para tocar, ha salido con la guadaña a clausurar y cerrar masivamente espacios, a no ofrecer ayuda alguna para contar con lugares seguros para la gente. Han aplicado aquellas artimañas de politiquería vieja, donde aquel que es “amigo de” o tiene el dinero suficiente para “adornar” una firma, siguieron con sus lugares funcionando, con las mismas falencias y carencias que nada de seguro tienen. El gobierno de la ciudad ofrece ciclos para bandas emergentes en ciertos lugares privados, previo arreglo y negociado económico conveniente para las partes (gobierno y espacio) ofreciendo una renta miseria a los músicos; y eso lo ponen como bandera de “apoyamos el under” y, por otro lado, cercenaron, cerraron, mataron más de la mitad de los Centros Culturales (lugares que sirvieron históricamente de cuna para el surgimiento de “lo nuevo”) que había disponibles previa a su gestión. Se gastaron millones en refaccionar el Teatro Colón, recinto claramente antagónico con la escena under. Con esto quiero decir que el efecto post Cromañón ha llegado para quedarse y no va a cambiar al menos que cambie la conducción política en la esfera de la ciudad, algún espacio político que realmente piense, fomente y apoye el arte emergente y no ande preocupado en dejar a todo culo un teatro funcional solo para la aristocracia.

-¿Qué artistas toman como referentes tanto a la hora de componer como a la hora de salir a tocar?

-Nombrar solo un par es dejar afuera a muchos. Yo estoy empapado de SKA-P, Los Auténticos Decadentes, Los Ramones, Los Pistols, y una infinidad de bandas que no vienen al caso, porque a la hora de componer uno no piensa en las bandas referentes sino en lo que quiere trasmitir; y desde ahí, empieza el juego creativo.

-Viajaron ya dos veces a la Costa Atlántica, ¿qué creen que es lo mejor de esos viajes para la banda?

-¡Todo! Todo está bueno, la convivencia, el ir de un lugar a otro para tocar a la tarde, a la noche, la calidez y buena onda de la gente que está disfrutando. Todo es lo mejor, porque son días ininterrumpidos donde vivimos nuestra pasión por la música todo el tiempo; elegimos destinar nuestras vacaciones a la banda porque nos encanta lo que hacemos y porque creemos que es una ventana enorme para darse a conocer. ¿Descansás? No, pero quedamos plenamente contentos y eso es lo que cuenta. Después te reponés en algún fin de semana (risas).

-Y ahora se viene la Sensafest (sábado 13/12 en Mala Vida), ¿qué puede adelantar del show?

Hay buenas bandas amigas (Explenden y Seres de Nadie). SensaFilo, como todas las SensaFest, salimos a mechar temas nuestros con covers, para que la fiesta que sigue después de la banda esté ya arrancada desde el show de Sensa. Va a haber videos, actuaciones a cargo de Tincho (integrante de la banda en su rol de Animador), y bueno, después música para mover las cachas y que el último cierre el grifo.