Los No Hits Fabulosos

Quien escribe quiere aclarar que probablemente cambie de opinión la semana que viene respecto a algunos temas. Pero luego de una larga discusión interna a partir de una nueva escucha de toda la discografía de Los Fabulosos Cadillacs, se llegó a este combo ideal de siete No Hits. Todas joyas de diferentes épocas y estilos, dignas de una rica obra que va mucho más allá de “Matador”, “Mal bicho” y los casamientos y fiestas de quince. Los invitamos a adentrarse en el amplio y cambiante mundo de LFC. Y les aclaramos de entrada: faltan varias canciones más.

5 – VENGANZA (Cianciarulo)

“No basta solo con una vida, para odiarte como yo te pude amar”. Las baladas las podríamos asociar más a la actualidad solista de Vicentico que a Los Fabulosos Cadillacs. Pero hubo varias en la discografía, como esta perla de El León (1992), “Galápagos” (del debut Bares y Fondas de 1986), ambas de Flavio Cianciarulo; o “Roble” y el bolero fantasmagórico “C.J.”, dos canciones del cantante pertenecientes a La Marcha del Golazo Solitario (1999). Todas a la sombra de la desgarradora versión del año 1993 de “Basta de llamarme así”.

 

4 – TODAS LAS COSAS QUE ELLA ME DIO (Siperman-Fernández Capello-Rotman)

Para la mayoría de los integrantes de la banda (y para muchos periodistas también), El Satánico Dr. Cadillac (1990) es el peor de la discografía. Sin embargo se rescatan grandes temas como el que da nombre al disco o “Contrabando de amor”. Y también esta joyita escondida, no tan bien grabada y con la voz de Vicentico lejos de su mejor momento, quien canta “vi esa película muchas veces y nunca me gustó el final”. Canción que no entra en el estilo Cadillac, y que por eso seguramente aparezca acá.

 

3B – SACO AZUL (Fernández Capello-Bertucelli)

3A – MUERTE QUERIDA (Fernández Capello)

Rey Azucar (1995) tiene muchos hits, pero también muchos ejemplos de grandes canciones no hiteras. Un disco largo, repleto de calidad, con el raggapunkyparty alterlatino contestatario en la cresta de la ola. La canción “Saco azul” (una especie de hit interno dentro de los shows en vivo) se lleva las palmas, decorada por la performance de Valeria Bertucelli. Y “Muerte querida” es el único tema Cadillac que se hace presente en este listado. Un rocksteady (al estilo “El aguijón”) que nunca fue tocado en vivo. También podrían haber figurado el ska/punk social “Paquito”, el enérgico y guerrillero “Hora cero”, o los reggaes “Miami” y “No pienses que fui yo”, este último adelantado 15 años a lo que ofrece Dread Mar I hoy en día. Pero bueno, ya demasiado con decretar un dudoso empate técnico para elegir dos.

 

2 – AMNESIA (Rotman)

La canción más oscura del disco más oscuro no podía ser de otro autor que de Sergio Rotman. Destellos de su (otra) banda Cienfuegos asoman por todos lados en el último tema que firmó el saxofonista antes de irse de los Cadillacs en 1997, luego de la grabación de Fabulosos Calavera. Un sube y baja constante, como muchas piezas del disco, donde también se destacan “Howen” o “Surfer Calavera”. Hoy El Siempreterno interpreta este tema en una postura mucho más punk y Rotman aclara: “Así se tendría que haber grabado en aquel momento”.

 

1 – NUMERO DOS EN TU LISTA (Fernández Capello)

Canción. Redonda. Simple. Concisa. Letra perdedora y una melodía irresistible. De El Ritmo Mundial (1989) sale esta joya que siempre es suplicada en vivo, y que en los últimos veinte años solo se presentó en Buenos Aires en el ciclo del festejo de los 15 años en Obras en 2001, enganchada con “Contrabando de amor”. “Vuelvo a casa temprano, hermano; nada salió como lo esperaba”, cuantas veces nos habrá pasado, ¿no? Si no es hit, es sólo porque no fue corte de difusión. Chequear de este disco también “Siempre me hablaste de ella” y “Más solo que la noche anterior”.

 

Bonus Track en vivo – GALLO ROJO (Fernández Capello)

De El León (¿el mejor disco?), una de las canciones más reversionadas en vivo. Y cada versión mejor que la anterior. Entre 1998 y 2002 sonó en vivo como la escuchamos acá (del Luna Park ’99), más oscura que la original, con una base tirando hacia una marcha épica, y una intro donde Vicentico improvisa y tira fragmentos de “Mañana en el Abasto” de Sumo. El mito dice que la letra está dedicada al Che Guevara, incluso en vivo se colaba “Hasta siempre comandante”, pero alguna vez su autor explicó que estaba inspirada en la guerra civil española. Lujazo de letra y música.